Feeds:
Entradas
Comentarios

Este libro recopila 100 situaciones o lugares bizarros en los cuales madres amamantadoras se encontraron dándole la teta a su bebé. La autora lo pensó para “naturalizar” un poco el tema de la lactancia en público, para que las madres se animen y los transeúntes no se impresionen, además de buscarle el lado cómico al asunto. Estas son algunas de las 44 ilustraciones que hice:

 Statue-of-liberty

depths-of-winter

En medio de una tormenta de nieve

AA

En una reunión de Alcohólicos Anónimos

Natural-History-Museum

En el Museo de Historia Natural

tattoo-parlor

En un Tatoo Studio

vasectomy-room

En la sala de espera del consultorio donde mi novio se estaba haciendo una vasectomía

Lo gracioso del tema para mí fue que Orit (la autora) me contactó cuando recién estaba dándole forma al libro. Ella tenía un hijo, y yo no quería ni oír hablar del tema. Para cuando empezamos a trabajar en el libro en serio, yo ya estaba embarazada de Noah. No tenía idea de lo que significa amamantar ni del debate que hay detrás, y mucho menos tenía una posición tomada al respecto. Qué digo posición tomada, no tenía siquiera idea de cómo se agarra un bebé para amamantarlo, y casi diría que tenía muy poca noción de cómo se dibuja un bebé. A la luz de la experiencia me río de mis primeros bocetos y de lo poco que me ayudaron las imágenes de google: tuve que rehacer muchos de mis primeros dibujos para arreglar bebés desproporcionados y posiciones muy antinaturales de madres amamantando. Y justo en medio del libro nació mi hija, con la que descubrí que esto de la lactancia me encanta, que no me importa hacerlo donde sea necesario… y de paso aprendí a hacer mejor los dibujos.

Breast Side Stories se consigue en Amazon: http://www.amazon.com/dp/1452805164/ref=rdr_ext_tmb

salir

Este dibujo-catarsis fue inspirado por el blog de @angulita (libertad condicionalblog.com), donde, entre todas las cosas interesantes que pone sobre el lado B de la maternidad, postea tapas de revistas con madres del jet-set mostrando cómo la maternidad las volvió más hermosas, y fogosas, y tolerantes, y sexies, y un grandioso y glamoroso etcétera. Así que me puse a pensar cómo hubiese sido mi nota en la revista Caras después de haberla tenido a Noah… y bueno, creo que hubiese sido algo así:

tapa Caras

Traducción arbitraria del título de un libro que ilustré, sobre un padre que viaja por el mundo y cuando llega a su casa le cuenta a su hija historias de los lugares que visitó. Qué placer es hacer ilustraciones abarrotadas de cosas!

Aba and Gal - 1 Aba and Gal - 2 - Italy Aba and Gal - 3 - France Aba and Gal - 4 - China Aba and Gal - 5 - North PoleEscrito por Shirley Segev. Publicado por Editorial Rimonim, 2011. ©Julia Filipone Erez

roller coaster

Sí sí, heme aquí en un nuevo intento por resucitar este blog! Mi blog de ilustración, que ya pasó por tantas el pobre que está bastante baqueteado. Fue, al principio, el testigo de mis intentos/idas-y-venidas/esfuerzos y etc por tratar de ser una “ilustradora profesional” (por vivir de eso, bah), y por tratar además de entender un poco el mundo digital en el que a la fuerza tenía que incorporarme. Después de un abandono, regresó tratando de reflejar un poco mi vida como ilustradora, aunque con poca periodicidad y perdiendo por goleada en la competencia por mi tiempo libre con mi recién estrenada hija. Y ahora acá vamos de nuevo, a ver si logro convertirlo en mi diario de viaje por el universo de los dibujos varios en el que ando navegando desde siempre y que tan feliz me hace.

Este reregreso viene con promesas y novedades. La promesa es la de siempre, actualizar seguido -ahora con la ventaja de tener a mano montones de material hecho en todos estos años  de abandono bloguero pero de mucho trabajo. La novedad es que voy a incluir las historietas que hace años vengo haciendo porque sí, para mí, sobre cualquier cosa. Las voy a ir agrupando en “historietas cotidianas”, en una pestaña ahí arriba. Y arranco la sección (opa!) con un dibujito de lo que estuvo pasando en mi vida estos años en que anduve lejos del blog.

A ver cómo me va ahora. Y a todos los que pasen, bienvenidos o rebienvenidos sean!

Tarjeta para celebrar el Año Nuevo Judío

Y de nuevo me agarró el Año Nuevo, otra vez en Israel. Generalmente los deseos los pido en el año nuevo occidental y cristiano, pero este año ando excedida de pedidos por lo que no me conviene desaprovechar ninguna oportunidad. Feliz Año para el que quiera, y a bailar hasta perder el conocimiento!

Ah, la tarjeta de papel lleva pegados unos brillitos por todos lados que vienen a hacer el efecto “bola espejada de boliche”. Quedó muy monono.